miércoles, 5 de enero de 2011

Un relato de denuncia en México contra Cienciología (I)

Reproducimos a continuación con permiso del autor, D. César Velasco, ex-adepto de Cienciología, un extracto elaborado por él de algunos de los sucesos acaecidos en relación con esta Iglesia-secta en México. Tanto él como otros ex-adeptos están interponiendo denuncias y alertando sobre la situación que han vivido dentro de Cienciología. Para mayor información, contacten con la RIES, quien haría llegar al propio autor sus peticiones y aclaraciones al respecto.


Mi nombre es César Velasco; ingresé a Scientology [Cienciología] en 1990 creyendo que era mejor; sin embargo las cosas no fueron de esta forma; en 1998 mi esposa y 3 hijos fueron reclutados como miembros del staff [plantilla] para Organización Desarrollo de Dianética A.C. Después de esto comencé a observar demasiadas inconsistencias entre la teoría y la práctica; en el mismo año a mi hija menor de edad (nombre que prefiero mantener en anonimato) se le ofreció una beca para estudiar en la Organización Avanzada de Flag bajo el coste de la misma organización, mismo aceptado por mí en ese entonces como Padre de mi hija.

Mi hija estuvo en los Estados Unidos de 1998 a 2000, el primer problema que tuve fue que el tutor designado para mi hija en el extranjero, regresó a México pero sin mi hija. Al solicitar a dicha Organización el regreso inmediato de mi hija, ésta fue negada por Héctor Cruzado en el transcurso de dos años, haciéndola regresar hasta el año 2000 cuando yo mencioné que iba a hacer una denuncia por secuestro.

Al regreso de mi hija a México, mientras yo estaba en una situación marital difícil (originada por otro miembro de dicha asociación de nombre Jorge Pedroza); cuando mi hija informó por escrito que antes de ella irse a los Estados Unidos de Norteamérica, teniendo en ese entonces tan solo 13 años de edad, fue acosada y abusada sexualmente por el Sr. Alejandro Aristi Guerrero (adulto de más de 30 años) y empleado de la Organización de Desarrollo de Dianética, A.C. ocupando un puesto Ejecutivo en dicha asociación.

Mi hija decidió hacer esto ya que el susodicho individuo, le seguía exigiendo tener relaciones sexuales bajo acoso contínuo teniendo ella para este entonces 16 años. Debido a las políticas internas de Scientology [Cienciología], la encargada de asuntos legales en dicha asociación, de nombre Margarita Ibáñez, me coercionó bajo amenaza de expulsión y de recibir la pena máxima de Scientology [Cienciología] sobre mí, de no ir con las Autoridades Mexicanas y hacer valer los derechos de mi hija. Este acto sigue impune hasta la fecha y el perpetrador goza de la protección de la Federación Mexicana de Dianética, A.C. ya que su único proyecto de enmiendas y justicia incluía solamente 300 horas de trabajo comunitario y volver a pagar todos sus cursos, mismo que fue hecho y fue reinstalado en una Misión para seguir fluyendo gente hacia las líneas de Scientology [Cienciología], sin haber pagado el crímen cometido de “abuso de menores”.

Por este encubrimiento y complicidad, queda patente que la iglesia de Scientology [Cienciología] no cumple lo que ofrece en su publicidad, de mejorar familias sino al contrario. Y al revés de esto mantienen protegidos a gente que comete actos criminales, como abuso de menores, infidelidad, robo; destruyen, separan familias y castran el futuro de menores de edad para siempre.

Atentamente

César Velasco

Para cualquier ampliación a la presente, me puede contactar en: RIES

2 comentarios:

Siguiendo a Chesterton dijo...

Revelador y sobrecogedor testimonio.

*** dijo...

Una denuncia en otro grupo, pero no menos dramática:

http://periodicotribuna.com.ar/7813-de-como-la-secta-nueva-acropolis-destruyo-mi-familia.html